DE REGRESO A LA ESCUELA



¿Trajes de regreso a la escuela en noviembre? Ciertamente ha sido ese tipo de año. Los padres de estudiantes de prekínder al segundo grado saben que las escuelas públicas en Calvert abren para el aprendizaje en persona este lunes. Para algunos padres, niños y personal escolar, este es un día para celebrar. Para otros, desencadena otro momento de estrés en 2020. Para la mayoría, hay emociones encontradas.

Es importante que todos comprendan que los administradores y el personal del Sistema de Escuelas Públicas del Condado de Calvert (CCPS), junto con la Junta de Educación del Condado de Calvert (BOE) han tenido una serie de discusiones de planificación en curso con el Departamento de Salud de Calvert desde finales de la primavera. Las medidas de seguridad para los estudiantes, los maestros de salón y el resto del personal de la escuela son fundamentales para CCPS, la BOE y el Departamento de Salud.

La evidencia acumulada de las cuatro escuelas privadas de Calvert que han tenido clases en persona desde el Día del Trabajo, otros condados de Maryland que trajeron estudiantes a principios de octubre y de otros estados y países que han tenido niños en la escuela durante meses, y es que el riesgo de transmisión de COVID en entornos escolares es muy bajo. Hasta este momento, no se han presentado brotes en las escuelas privadas de Calvert.

Para garantizar mejor la seguridad de todos los que se transportan en los buses escolares y estarán en las escuelas, CCPS está implementando una serie de estrategias de prevención. Quizás el más importante es el uso de un modelo de aprendizaje híbrido para cada nivel de grado. Ahora tenemos evidencia que muestra que agrupar a los estudiantes en cada nivel de grado en dos grupos alternos reduce cuatro veces el potencial de transmisión de COVID. Este es el resultado de dos factores complementarios:

Lo más obvio es que al reducir a la mitad el número de estudiantes en un aula reduce a la mitad el número de posibles portadores del virus. Además, un menor número de estudiantes permite un espacio mucho mayor entre las personas tanto en las aulas como en los autobuses. Esto reduce significativamente los riesgos para los maestros y conductores de autobuses, así como para los estudiantes. Un número menor de estudiantes significa que la primera fila de asientos en cada aula y autobús puede permanecer desocupada, lo que proporciona una mayor protección entre el personal y los estudiantes. Junto con el uso de mascarillas, la transmisión de virus a través de gotitas respiratorias se reduce drásticamente. Además, los estudiantes serán agrupados durante la hora del almuerzo y el recreo para evitar la propagación del virus entre las aulas. Cada grupo asistirá a clases en persona de lunes a jueves en semanas alternas. Esto proporciona un período de aislamiento automático de 10 días para los estudiantes antes de su regreso al edificio escolar para observar cualquier síntoma de enfermedad viral. Las enfermeras escolares han recibido formación para evaluar a los estudiantes y al personal en busca de síntomas que puedan indicar una infección por COVID. Cualquier persona sospechosa de portar el virus será excluida de la escuela hasta que su proveedor de atención médica la evalúe y le haga una prueba de COVID. Cada situación se manejará en consulta entre CCPS y las enfermeras y médicos del departamento de salud. El contacto entre los administradores de la escuela y el personal del departamento de salud tiene lugar los 7 días de la semana, ya que los resultados de la prueba COVID pueden finalizar durante el fin de semana o los días festivos. El reconocimiento temprano de los resultados positivos brinda la oportunidad de aislar a los estudiantes antes de regresar el lunes o después de un día festivo y permite un rastreo de contacto más oportuno de aquellos que se encuentran cerca de las personas infectadas. Cualquier padre de un niño que sea un contacto cercano de alguien con COVID será notificado para discutir los próximos pasos.

CCPS también ha estado trabajando en mejoras en la ventilación de la escuelas y la filtración de aire para reducir aún más el riesgo de exposición al virus. Existen protocolos de desinfección para superficies táctiles comunes. Las ventanas del autobús se abrirán de 2 a 3 pulgadas para maximizar la ventilación. Cada estudiante tendrá un asiento asignado en el autobús para que el rastreo de contactos se pueda realizar de manera efectiva. Los padres también tienen la opción de transportar a sus hijos a la escuela, si así lo prefieren. Y hablando de padres, todos ustedes juegan un papel vital en el éxito del aprendizaje en la escuela. Es imperativo que los padres mantengan a sus hijos en casa si: 1) tienen los síntomas que se enumeran a continuación, 2) Si tienen miembros del hogar enfermos o 3) han estado expuestos a alguien diagnosticado con COVID:

Por favor mantenga a su hijo en casa y notifique a la escuela si desarrolla UNO de los siguientes:

Tos de nueva: esto no incluye una tos que esté dentro del rango de un ataque de asma típico u otra afección respiratoria crónica que su hijo pueda tener.

Nueva Falta de aire

Pérdida del gusto o el olfato

Fiebre de 100.0 grados o más

Mantenga a su hijo en casa y notifique a la escuela si desarrolla DOS de los siguientes:

Fatiga

Dolores musculares o corporales

Dolor de cabeza

Dolor de garganta

Congestión o secreción nasal

Náuseas, vómitos o diarrea: cualquier combinación de estos síntomas cuenta como un síntoma potencial de COVID

Si su hijo se enferma o si ha estado expuesto a alguien infectado con COVID, notifique a la escuela de su hijo y haga que su proveedor de atención primaria lo evalúe. Para que un estudiante regrese después de desarrollar cualquiera de estos síntomas, se debe realizar la prueba COVID. Si un padre opta por no realizar la prueba, deben transcurrir al menos 10 días desde el inicio de los síntomas antes de que sea seguro que el estudiante regrese a la escuela.

Si los padres envían a la escuela a sus hijos que están enfermos o que se sabe que han estado expuestos a alguien con COVID, aumentan los riesgos para la salud de todos. También aumenta las posibilidades de que sea necesario cerrar aulas o escuelas enteras. Los mismos requisitos se aplican a los empleados de CCPS. Muchos casos de COVID relacionados con la escuela en otras partes del país han sido el resultado de personal infectado y no de estudiantes.

Los padres y el personal de la escuela también deben asegurarse de que todos los miembros de su hogar estén vacunados contra la influenza. Aunque la vacuna contra la gripe no evitará el COVID, disminuirá las enfermedades graves y evitará más confusión y exclusiones innecesarias de la escuela mientras su médico trata de determinar si una infección se debe al COVID o la influenza.

Finalmente, el Departamento de Salud, junto con CCPS, está rastreando los datos de infección que son tanto específicos de las escuelas como de la población del condado. Puede ver las tablas en el sitio web de COVID de nuestro departamento de salud https://www.calvertcountycovid19.com/ccps-covid Los datos están desglosados ​​por estudiantes, maestros en el aula y otro personal de CCPS. También mostramos datos por región del condado. La línea divisoria entre las partes sur y central de Calvert es St. Leonard, y el norte se define como todo lo que está arriba de Huntingtown. Los datos generales del condado también se desglosan por grupos de edad.

Ha habido mucha discusión sobre métricas específicas para determinar si las escuelas deben permanecer abiertas. Los CDC (https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/community/schools-childcare/indicators.html#thresholds) y algunas jurisdicciones locales han elaborado gráficos para guiar las decisiones. Hasta la fecha, ninguno de estos esquemas han tenido en cuenta las infecciones entre niños y adolescentes o los casos de COVID que impactan directamente en los entornos escolares. Hasta este punto, el condado de Calvert ha podido mantener las tasas de casos de COVID y los porcentajes de positividad relativamente bajos en comparación con la mayoría del resto del estado y del país. Pero cuando aplicamos nuestros números a los diferentes indicadores en la tabla de los CDC, las métricas de Calvert oscilan entre "el riesgo más bajo de transmisión en las escuelas" a "moderado" o incluso "un riesgo más alto de transmisión en las escuelas". Ninguna de las métricas publicadas actualmente proporciona una guía coherente con respecto al cierre de escuelas. También es importante señalar que ninguna de estas métricas ha sido validada como indicadores apropiados de riesgos dentro de las instalaciones escolares. Como resultado, sería falso proponer un conjunto de medidas en este momento con la expectativa de que tomarían en cuenta adecuadamente todas las circunstancias que influyen en las decisiones necesarias para determinar el punto en el que las escuelas deberían cerrarse.

La realidad es seguiremos observando de cerca las tendencias dentro de las escuelas individuales, partes del condado y más ampliamente en nuestro estado, estas tendecias influirán en las decisiones con respecto a los cierres. Permanecer encerrados basados en factores métricos predeterminados puede llevarnos a pasar por alto cambios relacionados con edificios o regiones específicas, o potencialmente obligarnos a cerrar instalaciones innecesariamente debido a factores que no afectan directamente a las escuelas. Si los cierres son necesarios, puede haber poca anticipación. Si este es el caso, no se debe a una falta de planificación, sino a los patrones de transmisión impredecibles de COVID.

Queremos asegurarles a los padres y al personal de CCPS que la responsabilidad principal del Departamento de Salud es brindar el mejor consejo posible a la Administración de CCPS y a la Junta de Educación del Condado de Calvert con el objetivo claro de mantener a todos lo más seguros y saludables posible. Nuestro personal ha invertido horas incalculables para trabajar con el superintendente escolar, su personal y los miembros de la BOE para proporcionar un ambiente en el que nos sintamos cómodos al permitir que nuestros niños asistan. Y, de hecho, muchos empleados del departamento de salud tienen hijos en el sistema escolar de nuestro condado.

Como hemos dicho durante la pandemia, debemos cuidarnos unos a otros y respetar el bienestar de todos en nuestra comunidad. Los padres deben hacer su parte manteniendo a los niños enfermos en casa. El personal de la escuela debe hacer lo mismo. Hasta que esté disponible una vacuna COVID segura y eficaz, todos debemos seguir usando máscaras, evitando entornos de alto riesgo y distanciamiento social. ¡Este es un paso seguro y exitoso para que los estudiantes regresen al salón de clases con sus maestros y amigos!





CCHD logo new.png

Calvert County Health Department

975 Solomons Island Road North, PO Box 980, Prince Frederick, MD 20678

| (410) 535-5400 | Fax: (410) 535-5285
Crisis Hotline (410) 535-1121 • (301) 855-1075

© Calvert County Health Department